Lo que cabría esperar de un gran visionario y cofundador de una de las empresas más importantes del mundo, es que sus hijos disfrutasen de un servicio privilegiado del producto que vende y desarrolla su padre ¿no?. Sin embargo, cuando descubrimos que Steve Jobs prohibía a sus hijos acercarse a los iPhone, iPad, o cualquier dispositivo creado por él y su empresa, no podíamos salir de nuestro asombro

Share
Categories:Vida