Bajo el agua las condiciones de vida transcurren a un ritmo diferente, empezando porque el agua permite que la temperatura sea mucho más estable debido a su capacidad para absorber energía, mucho mayor a la del aire.

Su densidad además es 830 veces mayor a la del aire dando como resultado condiciones particulares en los organismos que la habitan, haciendo posible que la diversidad biológica pueda desarrollarse de manera que el gasto de energía sea comparativamente menor.

Ya que las partículas en el agua transportan diversos tipos de nutrientes, muchas especies marinas tienen sistemas de filtración que permiten absorber el alimento, contrario al medio terrestre en donde, a excepción de las plantas, la mayoría de las especies se ve obligada a desplazarse para obtenerlo.

Tanto la cantidad de vidas que agrupa el hábitat marino como los grandes océanos en sí, son de vital importancia para la salud del planeta. Este medio suministra la mitad del oxígeno que respiramos, ya que anualmente absorben el 26% de emisiones de gases tóxicos dispersos en la atmósfera.

Por eso, cada vez podemos encontrar más razones para creer que la cantidad de vida que se encuentra en los ecosistemas marinos es asombrosa, y así mismo aunar esfuerzos por su conservación.

En el video de arriba podrás escuchar los relajantes sonidos de esos coloridos y exuberantes espacios marítimos que llenan de vida el mar, así que conecta los audífonos y disponte a tomar una relajante terapia auditiva con el mágico sonido que se escucha bajo los océanos.

Share