La crianza de los hijos exige gran responsabilidad y compromiso, sobre todo cuando son más chicos. La energía con la que cuentan los niños es comparativamente mayor a la de un adulto, por lo que la necesidad de descubrir el mundo a través del juego los lleva a toparse con toda clase de peligros.

Frente a tales circunstancias, muchas veces la poca atención o el descuido de los padres puede convertirse en la principal razón de que lo pequeños se vean al borde del peligro.

Pero por otro lado, el vínculo que tiene un padre con su hijo hace que puedan percatar con rapidez las situaciones de riesgo, interviniendo de cualquier manera para evitar que se lastimen.

En el video se muestran a algunos niños que mientras exploran alegremente el mundo se encuentran de repente ante el peligro, pero justo en el preciso momento antes de que puedan salir lastimados, sus padres acuden a auxiliarlos de manera sorprendente.

Share