Desde el año 2003, el comercio chino ha venido evidenciado la entrada al mercado de huevos de gallina que poco o nada tienen que ver con este animal. Estos productos de dudosa procedencia y calidad comenzaron a ser elaborados por la mano de trabajadores, quienes consiguieron falsificarlos para así competir con los precios del mercado.

Un gran número de comerciantes, encontraron en el producto un negocio rentable, por lo que comenzaron a comprar y comerciar con ellos hasta el día de hoy.

El huevo -que tiene un aspecto muy similar al original- está elaborado con carbonato de calcio para la cáscara, también contiene resina, almidón y coagulantes de celulosa para la clara y aditivos colorantes comestibles en la yema según lo recogido por La Gran Época.

En una investigación llevada a cabo por Qilu Evening News, un periódico de la provincia de Shandong, el Sr. Ren, fabricante del producto desde hace 10 años declaró que la parte más importante en el proceso es la cáscara, la que le otorga una apariencia aún más convincente, lo suficiente como para volverlo un negocio. Diez lotes de producción tan solo cuestan dos centavos.

El consumo de estas réplicas falsas de huevo, puede producir degeneración de la memoria y Alzheimer.

Qilu Evening News

Y en cuanto a los olores químicos que quedan en el proceso de elaboración, son tratados con agua de acuario, lo cual le da un olor auténtico, además sumado al proceso, a la superficie de la cáscara se le agregan manchas de heces de gallina para un aspecto realista.

Qilu Evening News

Según expresa el vendedor, los granjeros saben que sus huevos artificiales son más baratos, porque él se los hace saber, admite que con dicho sector hay complicidad. “De la granja a los vendedores por mayor a los por menor (menudeo), todos lo saben”, comenta el vendedor.. “Sólo los clientes no lo saben”.

Desde que comenzó la venta de estos huevos falsificados, muchos usuarios se han pronunciado en redes sociales, indignados por la extraña calidad del producto a la hora del consumo.

Share