Un agujero de enormes proporciones fue encontrado en el interior de la Antártida, más precisamente en el Mar de Weddell, su tamaño es de unos 80 mil kilómetros cuadrados, lo que equivale al tamaño de Austria y su descubrimiento no hubiera sido posible sin ayuda satelital.

En septiembre de 2017 fue encontrada la enorme hendidura cuya localización hace imposible la llegada de investigadores para evaluar el fenómeno en situ. No obstante, las observaciones satelitales dan cuenta de una “polinia” como explicación al descubrimiento.

Las “polinias” son espacios abiertos de agua rodeada de hielo marino que en la actualidad son usadas para describir amplias zonas árticas que permanecen sin congelar durante gran parte del año.

Posición de la “Polinia” descubierta

Una polinia de estas dimensiones no había sido avistada desde 1970, aunque en aquella época era más difícil precisar el tamaño de estas gigantescas aberturas polares. En la actualidad, los métodos de visualización de los modernos satélites permiten medir con mayor exactitud dichos sucesos naturales.

“El agujero es bastante notable. Parece como si alguien acabase de hacer un agujero en el hielo con un golpe. Si no tuviéramos un satélite, no sabríamos que está allí”, comentó Kent Moore, físico atmosférico de la Universidad de Toronto, uno de los investigadores del fenómeno.

Para finalizar, el experimentado científico afirma, “todavía es prematuro culpar al cambio climático de la aparición del enorme agujero”. Moore espera ver los resultados que los equipos de exploración remota arrojen al respecto.

Share