Hoy te presentamos un vídeo que te llevará en un mágico recorrido por un pueblo que parece salido de un cuento de hadas.

Se trata de Giethoorn, un encantador pueblo holandés ubicado en la provincia de Overijssel, dentro de la municipalidad de Steenwijkerland, a 120 kilómetros de Amsterdam.

Sin autos ni carreteras ni polución, los  vecinos y turistas recorren el lugar en botes o canoas, razón por la que se ganó el apodo de la “Venecia de Holanda”, o la “Venecia del Norte”.

Así es.

La única manera de transitar por allí es caminando, en bicicleta o en botes, que circulan a través de los varios canales (que alcanzan la extensión de casi 90 kilómetros en total) que unen a la comunidad.

Estas rutas acuáticas están unidas por 176 puentes que aumentan la belleza de este singular paisaje.

Otro dato interesante es que los botes están diseñados para que sean silenciosos, con el fin de no perturbar la idílica paz de este soñado pueblo junto al agua.

También cabe señalar que Giethoorn surgió como un asentamiento de extractores de turba.

Con la extracción de la turba surgieron multitud de charcas y lagos, y para transportarla, se cavaron canales y acequias.

Las casas de Giethoorne se construyeron en las islas que quedaban entre medias.

El acceso a las mismas se produce por medio de altos puentes o con una barca típica llamada “punter”.

En invierno, para deleite de los niños, los canales helados se convierten en pistas de patinaje.

¿Te gustaría realizar un tour virtual por este pueblo mágico?

 

Share