La ruptura de una relación amorosa puede ser un momento muy doloroso para ambos, pero usualmente es más doloroso para uno de los dos.

Mientras que a la persona que le rompieron el corazón puede sentirse mal y deprimido por poco o mucho tiempo, también es una buena oportunidad de tener un aprendizaje profundo.

¿Qué es lo que verdaderamente duele? ¿Qué fantasmas se convocan en ese pozo de sufrimiento? ¿Para quién son las lágrimas? ¿Qué aprendizaje queda en mí?

Por el contrario la otra persona, puede sentirse liberado, que se ha quitado un peso de encima, que ya puede hacer lo que quiera… Sin embargo, ¿se habrá puesto a pensar sobre el dolor que le ha causado a esa otra persona?

La reflexión que te mostramos en este video, comienza con una conversación entre un padre y su hijo. El joven le dice a su padre que terminó la relación con su pareja, porque era demasiado para él.

Empieza a relatar los acontecimientos que lo llevaron a tomar esa determinación, y su padre, con esa sabiduría que solo se consigue con la edad, le hace caer en cuenta que cometió el peor error de su vida.

Mira este bonito video, que seguramente te pondrá a pensar sobre el valor de la mujer en las relaciones amorosas y la forma adecuada en que los hombres deben tomar las reacciones de ella.

Solo comprendiendo al otro, se logra una relación amorosa armoniosa y feliz.

Share