Iba un joven en su nuevo auto, un Jaguar con un poderoso motor, conduciendo a alta velocidad en los alrededores de su vecindario.

El sonido de su auto retumbaba, la emoción por conducirlo era descomunal y el malestar de la gente a los alrededores era evidente.

En uno de los cruces, un objeto saltó al parabrisas del automóvil y lo rompió por completo, entonces el conductor frenó estrepitosamente, salió del carro y advirtió que era un ladrillo lo que había impactado sobre el vidrio.

Al mirar alrededores, vio que era un pequeño niño el que había lanzado dicho objeto. En ese momento, la reacción del joven era de ira y estupor ya que no comprendía el motivo para haber arruinado su nuevo coche.

Cuando se acercó al niño, él le gritó: “¿Qué fue todo eso, y quién eres tú? ¿Qué diablos crees que estás haciendo?”.

La respuesta del niño dejó perplejo al joven conductor. Te invitamos a ver la conclusión de esta historia en el vídeo que tenemos para ti en la parte superior de esta página.

Share