Uno de los juicios más vistos en las redes no tiene que ver con algún caso desagradable de inhumanidad, se trata más bien de la demostración de sinceridad de parte de un niño frente a la pregunta de un juez.

Resulta que el padre del niño fue acusado de sobrepasar los limites de velocidad de 25 Km por hora, que es el límite establecido, a 38 Km por hora.

Mientras el padre aduce tener experiencia conduciendo en su país de origen, la esposa justifica el leve exceso de velocidad. No obstante, el juez les advierte que eso puso en riesgo la vida de la bebé que llevaban en el auto.

Mientras se va desenvolviendo el juicio, el juez de nombre Frank Caprio, le pide al hijo mayor del acusado que suba a estrado. Cuando el niño se encuentra frente a frente con el juez Caprio ocurre algo que te recomendamos ver en el vídeo y compartirlo a tus conocidos.

Share
Categories:Historias