Nutrida por miles de culturas alrededor del mundo, la reencarnación es uno de los aspectos de la religión y la mística que precede seguramente a ideas como el cielo o el infierno.

Algunos arqueólogos creen que esta creencia fue la razón de la que en la Nueva Edad de Piedra (10.000-5.000 a.C.) se enterraran los cuerpos en posición fetal para facilitar así el renacimiento.

En la actualidad, existen centenares de casos (y seguramente miles no documentados) de pequeños que afirman tener recuerdos de momentos que no pueden ser de su infancia.

Memorias de lugares y personas que nunca conocieron en realidad. Visiones que terminan por vincularse, necesariamente, con las de la vida de otra persona.

A veces se trata de recuerdos esporádicos, más semejantes a déjà vu que a verdaderas imágenes del pasado.

Sin embargo, en algunas ocasiones, los detalles resultan demasiado minuciosos y exactos.

Entonces, el asunto toma tintes sorprendentes cuando se pueden encontrar coincidencias con las vidas de personas pasadas.

Esto es precisamente lo que parece haber ocurrido en Muskogee, Oklahoma (Estados Unidos) en donde un niño afirma tener recuerdos de una vida pasada que parecen coincidir de manera bastante precisa con la historia de quien supuestamente habría sido su “yo” pasado.

Se trata de Ryan Hammons, un niño que a los cinco años dio a su madre una increíble noticia: en su vida anterior había sido un actor de Hollywood y se había reencarnado.

El niño dio toda clase de detalles específicos sobre su vida anterior.

Incluso señaló una foto en un libro sobre el Hollywood de 1932, y dijo: “ese soy yo, ese es quién era yo”.

La persona que el niño señaló era Marty Martyn, un actor que luego se convirtió en agente de otras estrellas y que morió en 1964.

¿Cómo pudo acceder Ryan a los detalles más íntimos de la existencia de Martyn?

Lo cierto es que todo lo que el niño recuerda de su vida pasada coincide exactamente con los datos biográficos del actor fallecido.

Ante las afirmaciones de su hijo, la madre, Cyndi, se puso en contacto con el Dr. Jim Tucker, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento neurológico de la Universidad de Virginia y autor de “Regreso a la Vida”.

El Dr. Tucker ha estado estudiando los casos de niños, por lo general entre edades comprendidas entre 2 y 6 años, que aseguran recordar una vida pasada.

Después de examinar a Ryan, el Dr. Tucker fue capaz de confirmar 55 detalles sobre la vida de Martyn que el niño había proporcionado.

Ryan, incluso fue capaz de proporcionar detalles sobre la familia de Martyn que incluso los propios parientes del agente no conocían.

La hija de Martin había crecido creyendo que su padre tenía una hermana, pero Ryan dijo que había tenido dos.

El autor de “Regreso a la Vida”, constató rigurosamente todos los datos que el niño le proporcionó:

Cuántas veces se había estado casado Martyn, cuántos hijos tenía, y detalles específicos acerca de su profesión.

Incluso los colores de los coches que conducían él y su esposa.

Pero en un giro sorprendente de la historia, el Dr. Tucker encontró que Ryan dio un detalle incorrecto sobre la vida de Martin:

El niño afirmó que el actor y representante murió a los 61 años.

En cambio, el profesor tenía la información de que Martyn había muerto en 1964 a la edad de 59 años, y no a los 61.

Sin embargo, después de investigar más a fondo los registros históricos, el Dr. Tucker descubrió que Martin había nacido en 1903 y no 1905, como decía su certificado de nacimiento, por lo que la declaración de Ryan era inquietantemente correcta.

Actualmente,  Ryan tiene 10 años, y  sus recuerdos sobre la vida de Marty Martin están desapareciendo.

De acuerdo con el Dr. Tucker, muy posiblemente con el paso de los años Ryan lo olvidará todo, como si su experiencia hubiera sido solo un sueño.

videoPlayerId=b6678ade9

Ad will display in 09 seconds
Share