Parece ser que este pequeño chanchito no tenía ganas de comer. Todos estaban muy concentrados en sus platos, ¡pero él encontró más diversión en la cola de su madre! Un rabito que se movía, que iba y venía, y que le era entretenido tirar de él…

¡Chanchito te vas a quedar sin comer!, seguro te vas a reír junto a él…

Share