Según la reflexología hay un montón de puntos activos sobre la mano que darán cierta posibilidad de estimulación a sectores específicos de tu cuerpo y mente.

Cada dedo está conectado con un sentimiento o actitud en particular.

El pulgar, por ejemplo, representa la ansiedad y los dolores de cabeza.

El índice controla los dolores musculares, como también los sentimientos de decepción, miedo y vergüenza.

Presionar el dedo medio puede servir para cuando estés molesto o cansado.

Mientras que las emociones negativas y las tristezas desaparecerán con la estimulación del dedo anular.

Cuando sientas estrés, que todo está mal y falte una inyección de autoestima, puedes presionar el dedo meñique.

También hay otras posiciones combinadas que uno puede empezar a implementar en momentos específicos y que seguramente pronto alivio traerán.

En este video podrás verlas y encontrar una forma alternativa para mejorar la salud de todos los días.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

 

 

Share