¿Puede una planta ser inteligente’

En térmios biológicos, la inteligencia es la capacidad que tiene un ser vivo para adaptarse al entorno.

Así que podemos decir que la inteligencia de las plantas es un hecho.

Las plantas consiguen adaptarse a casi todos los ambientes, con excepción de algunos lugares áridos y desolados.

Incluso han desarrollado distintos mecanismos de defensa para protegerse: toxinas, espinas, el plegado de sus hojas…

Pero Stefano Mancuso , director del laboratorio internacional de Neurobiología Vegetal, y autor del libro “Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal”, va mucho más allá, al realizar una declaración que  ha provocado bastante asombro:

“Las plantas duermen, tienen nuestros cinco sentidos y otros diez más, una importante vida social e incluso cuidan de sus hijos”.

“Por ejemplo, si ponemos plantas de la misma familia a crecer juntas vemos unos comportamientos diferentes que si no pertenecen a la misma familia”.

Según el neurobiólogo, la vida social de las plantas es muy activa.

Como no pueden moverse, tienen que tejer unas relaciones sociales útiles con las plantas vecinas, en términos de  colaboración o avisos de amenazas.

Las plantas cuidan unas de otras, proporcionando el nutriente de sus raíces a las más pequeñas o situadas en un lugar más desfavorable.

Para ejemplificar esta teoría, Mancuso refiere el caso de un abeto, que en el bosque de Canadá, sobrevivió sin agua, solo con la savia de las plantas que tenía a su alrededor.

“Y esto es algo excepcional que es muy difícil encontrar en el mundo animal”, concluye el científico.

Y también en el mundo de los hombres, podríamos agregar nosotros.

Share