Entre la multitud de objetos de origen desconocido se halla un artefacto que ni en sueños se podría imaginar que aparecería incrustado en un meteorito, que ha cruzado el cosmos desde un lugar increíblemente remoto y que nos lleva a pensar, una vez más, que no estamos solos en la inmensidad estelar. Observa en este video de qué se trata.

Investigadores en China hallaron en el 2002 el misterioso objeto que resulta inexplicable hoy, y que se data en 300 millones de años, incrustado en una aún más extraña roca, cuya composición no ha podido ser identificada, lo que conduce las especulaciones a explicar su origen como extraterrestre lo cual, por supuesto, incluiría al accesorio que alberga en su interior.

Entre los científicos involucrados en el estudio del inusitado artefacto se encuentran geólogos y físicos de la Oficina Nacional de Recursos de la Tierra de la provincia de Gansu, y también del Instituto de Investigación Geológica y de Minerales de la Academia China, rama de Lanzhou, entre otros.

Otra de las teorías apunta a que sean restos de una tecnología desarrollada en la prehistoria, y en síntesis, estas cosas pasan a aumentar el ya voluminoso inventario de los llamados “Oopart” iniciales que en inglés corresponden al nombre dado a artefactos fuera de lugar, y que agrupa a los numerosos objetos que se han ido recuperando en diferentes lugares del planeta y que en sí mismos resultan de gran valor histórico, arqueológico o paleontológico, pero que se hallaron en entornos que no justifican su presencia allí, por completo fuera de contexto y absolutamente inexplicables.

Share