Parece que el instinto felino fue una cosa en los tiempos de nuestros abuelos y otra en los tiempos de las redes sociales.

No era de extrañar que un gato se comprara en una granja para que ayudara a reducir la cantidad de ratas que en ella se encontraban, la razón es muy sencilla; las ratas menguaban las cosechas o contaminaban las reservas.

En la actualidad los gatos cumplen con una misión muy diferente a la de sus ancestros del siglo pasado y principios del presente, ellos son frikis.

Los gatos actuales, al igual que otros animales, son frikis porque ya no cazan a sus presas, por el contrario; se enamoran de ellas y hasta les temen.

Ellos, los animafrikis, son el hazmerreír de las redes, su holgazanería les hace descender de las escaleras a rastras y al ver un simple pepinillo huyen como alma que persigue el diablo.

Si quieres ver a estos graciosos gatos cuya “frikosidad” sobrepasa lo imaginable, te invitamos a reproducir el vídeo que está en la parte superior de esta página.

Share