La bicicleta, ese vehículo sencillo de tracción humana, fue la base para el actual diseño que tienen la mayoría de las motos alrededor del mundo.

Motos de poco cilindraje y motos con apabullantes motores capaces de hacerlas andar a más de 200 kilómetros por hora tienen todas la misma base estructural con dos llantas como soporte.

Sin embargo, existen diseños que están completamente por fuera de lo convencionalismos y marcan un punto de inflexión en todo lo que en antaño era conocido.

Uno de esos diseños se desarrolló hace algunos años en las calles de Estados Unidos y, aunque no ha sido llevado exitosamente al mercado, abundan las iniciativas para ponerlo en marcha. De hecho, un grupo de mecánicos se valió de unos simples materiales para hacer una moto de este tipo.

Te invitamos a ver, en la parte superior de esta página, cómo funciona esta revolucionaria y semi-artesanal motocicleta en las calles.

Share