Frente a la descomunal fuerza de la naturaleza, la vulnerabilidad de las especies cobra matices más acentuados. Para el ser humano, las tormentas son uno de los fenómenos más perjudiciales, pero a la vez más poderosos y magníficos.

Así sean tormentas marinas, de nieve o granizo, la sensación al estar en medio de ellas es de expectación en ciertas personas y de pánico en otras, más aún cuando van acompañadas de rayos y centellas.

Los vientos son otro ingrediente que magnifica el impacto de este fenómeno natural. De hecho, cuando los vientos que acompañan a las tormentas son producto de un tornado, las consecuencias adquieren otro nivel.

Hay diferentes tipos de tornados cuyo impacto aumenta conforme su tamaño se hace mayor, algunos producen vientos de alrededor de 100 kilómetros, pero los más poderosos se acercan a los 500 kilómetros por hora.

La mezcla de los vientos, los rayos y los truenos puede parecer algo aterrador cuando se lo vive en persona, pero cuando es el producto de un time-lapse las cosas cambian.

Te invitamos a ver, en la parte superior, el vídeo que muestra todos estos eventos naturales.

Share