Muchos sospechan que algunas de las obras de arte más importantes de la historia no solo cuentan historias y transmiten sentimientos, sino que encierran algún tipo de mensaje secreto, más allá de lo que se puede observar a primera vista.

Detrás de sencillos detalles, que podrían parecer simplemente compositivos (casi arbitrarios en cuanto al contenido) podemos encontrar referencias a sociedades secretas, historias de fidelidades familiares, triunfos políticos o fe.

Todos aquellos pintores que inmortalizaron la historia de la humanidad tenían grandes capacidades, eran mentes privilegiadas. Se cree que algunos de aquellos genios plasmaron parte de sus conocimientos avanzados en sus obras (aunque la temática central fuera señores en tronos, montados a caballo, ropas relucientes, familias numerosas o referencias religiosas) para legarlo a las generaciones futuras.

Lo que en esta ocasión vamos a repasar y analizar no son obras de artistas que se salieron de la ortodoxia, sino de aquellos que, ciñéndose al encargo, consiguieron retratar o esconder algún tipo de mensaje secreto con suma maestría. 

En este vídeo, encontrarás que el arte no es solo belleza y armonía, sino que también encierra significados ocultos, imposibles de descifrar para el común de los mortales.

Share