La actriz y modelo Lily Collins, fue llamada para protagonizar la película “Hasta el hueso” dirigida por Netflix, que trata de una joven anoréxica que se une a regañadientes a un programa no convencional para tratar su desorden alimenticio, y que de a poco crea un lazo con los demás residentes que luchan por la misma causa.

Esto a Collins le removió sus fantasmas más ocultos, ya que durante años atravesó una dura lucha contra los trastornos con la comida. Ahora, la modelo de 29 años ha confesado que si tardó tanto en hacer públicos sus trastornos fue por miedo a que se interpusiesen en su prometedora carrera cinematográfica.

Lily compartió que “Haber sufrido un trastorno alimenticio no me define, no me avergüenzo de mi pasado”. También asegura: “Fue una nueva forma de recuperación para mí. Lo pude experimentar como mi personaje, Ellen, pero también como Lily”.

La hija de Phil Collins estaba aterrorizada que la película pudiese hacerla retroceder en su proceso: “Tuve que recordarme a mí misma que me habían contratado para contar una historia, y no para tener un cierto peso”, ya que adentrarse en el personaje de una joven anoréxica requería una transformación tanto física como mental.

“Al final, fue todo un regalo poder volver a verme en una situación en la que había interpretado el papel pero desde una posición mucho más madura”, concluye.

Share