Albert Einstein se ha convertido, después de su muerte, en una de las figuras míticas de nuestro tiempo.

Todos hemos visto expuesta en multitud de sitios su icónica fotografía exhibiendo un insólito gesto burlesco (sacando la lengua en una cómica e irreverente expresión).

Sin embargo, como piensa la mayoría de la gente no solo es su genio científico el que lo encumbró como mito, sino, quizás el cúmulo de paradojas que encierra su propia biografía.

Por ejemplo, siendo uno de los defensores declarados de la ciencia empírica y de las “leyes naturales”, aseveraba que:

“La ciencia, contrariamente a la creencia generalizada, no descarta a Dios”.

En esta ocasión, te traemos un magnífico vídeo que recrea la escena en que un pequeño Einstein hace alarde de su genio para replicar científicamente a su profesor cuando este intentaba demostrar que Dios no existe. Un momento realmente brillante.

Share