Cuando nos mencionan a los tiburones, a la mayoría nos suele despertar cierto temor, ya que hay una idea generalizada de que el tiburón siempre es malo y es un gran depredador.

En este video, pese a todas las creencias de hostilidad, este tiburón que lleva clavado un cuchillo, se presenta muy manso.

En la grabación se puede ver cómo se mantuvo sereno en el fondo del mar, aguardando, quizás, la posibilidad de rescate.

Y en ese acto de resignación y entrega llega la mano amiga del buzo, que hace algo que va más allá de la valentía.

¡No te pierdas este emocionante encuentro!

Share