Uno de los fenómenos más valiosos para la conservación de estas especies de tortugas, se pudo vivir en las playas de Oaxaca en México, durante dos temporadas consecutivas 2015-2016 y 2016-2017.

Se trata de tortugas golfinas, se estima que arribaron cada año más de 12 mil ejemplares.

La temporada de arribos va de mayo a marzo, con un pico máximo de anidación durante los meses de agosto a octubre, con algunas variantes que dependen de factores como el clima.

Ser testigos de este evento maravilloso ha sido todo un reto para los programas de conservación de México, sobre todo teniendo en cuenta el largo tiempo de necesita cada tortuga hembra para poder ser madres, esto es ocho años aproximadamente.

La tortuga Golfina está considerada en peligro de extinción y está protegida por lo que está prohibida su captura, aprovechamiento y la extracción de sus huevos para consumo humano o de supervivencia.

Share