A la hora de elegir una profesión para la vida hay un amplio rango de posibilidades a tener en cuenta; por lo general, aquella labor que se encare debería estar estrechamente relacionada con los gustos o aptitudes.

Por eso, en muchas ocasiones no es nada fácil elegir la carrera adecuada y pese a que el panorama pueda generar incertidumbre o desmotivación, sólo hace falta encontrar la manera adecuada de integrar eso que tan bien sabes hacer con la profesión que esperas elegir.

Para poner un ejemplo, podríamos pensar en la música y la medicina, que si bien pueden ser dos temas que se distancian un poco, comparten un principio fundamental, y es que ambos campos del saber apuntan a un objetivo en común que es el bienestar.

Desde los albores de los tiempos la medicina y la música han acompañado las actividades humanas, ambas apuntando a solucionar necesidades, una de ellas más enfocada al tratamiento de los problemas corporales y la otra orientada a las necesidades del alma.

Un caso que trae a colación la relación entre ambos campos del saber es la historia de Ross Henderson, un veterinario de 28 años cuyo hobbie principal es la música.

Desde muy temprana edad el joven comenzó a explorar la música a través del piano y más tarde se orientó hacia la práctica de la guitarra.

Henderson adquirió una gran popularidad en las redes cuando compartió un video en donde aparecía interpretando una canción acompañándola con su guitarra, sin embargo lo realmente llamativo es que la canción buscaba relajar a un perro ansioso que tenía como paciente.

Mira en el video a este apasionado músico y veterinario que emplea todos sus conocimientos para ayudar a mascotas que requieren de su ayuda.

Share